Cómo tocar arpegios con polirritmos

Hace ya tiempo venía dándole vueltas a hacer un post sobre polirritmos pero no sabía cómo enfocarlo. No quería algo teórico y tampoco quería algo que implicara el uso de una guitarra con una pista de acompañamiento haciendo una base con ritmo opuesto a la melodía de la guitarra. Finalmente, sabiendo que la guitarra tiene un amplio abanico de posibilidades me he decantado por hacer una lección sobre arpegios polirrítmicos!

Este tema es algo confuso pero fascinante, por cómo las voces se combinan entre sí creando un sonido hipnótico, algo que ocurre sobre todo si repites el mismo patrón muchas veces.

Estamos tan acostumbrados a la música con una métrica estándar que acabamos olvidando que hay muchas más posibilidades. Pues esta lección trata este tema y en ella vamos a ver 7 arpegios con polirritmos para que te devanes los sesos o disfrutes tocando estos patrones.

Allá vamos

1- Arpegio con 3:2

¿Qué quiere decir eso de 3:2? Bueno, sin entrar mucho en teoría, esto quiere decir que en un compás binario (ya sea 2/4, 4/4 ó 6/8) vamos a combinar 3 notas dentro de una misma pulsación con 2 notas dentro de la misma pulsación. El resultado sería el siguiente:

Aunque no tengas una barra de repetición al final, este arpegio polirrítmico puedes repetirlo cuantas veces quieras y quedará bien.

2- Arpegio con 3:2 en 4/4

Bueno, aquí tenemos el mismo concepto de 3 opuesto a 2 pero en un compás de 4/4. He elegido esta progresión de acordes porque es muy básica (no vamos a complicarlo más si tenemos que centrarnos en los ritmos) y porque la nota Mi al aíre nos viene como anillo al dedo.

3- Arpegio con 4:3 y tresillos en la voz de arriba

Los polirritmos del punto 1 y 2 así como este, quizá no sean tan raros al oído porque hay unas cuantas canciones modernas y comerciales que los utilizan. Lo mismo pasa con este de aquí, un polirrítmo utilizado en infinidad de canciones tipo dance. 

4- Arpegio con 4:3 y tresillos en los bajos

En este arpegio poliritmico también oponemos 4 notas contra 3 pero esta vez al revés. El resultado es parecido pero le da un toque algo más original al anterior.

5- Arpegio con 5:2

Estos ritmos ya no son tan comunes como los de antes y quizás te cueste comprenderlos a simple vista. Mi recomendación: Tocarlo muchas veces.

6- Arpegio con 5:3

Mismo concepto en compás de 5/4 pero esta vez usando tresillos de negra opuestos a 5 negras. Un sonido interesante.

7- Arpegio con 5:4

El último y más complejo por el juego que hay en los bajos y esas 4 negras que contrastan con las 5 negras. Una auténtica locura.

 

En definitiva, el uso de los polirritmos es un mundo, sobre todo si te vas a África, donde existen una gran cantidad de ritmos de este tipo, algo tan común como en nuestra cultura el uso del compás de 4/4.

Si te ha gustado esta lección no olvides comentar y compartir.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *