fbpx
Guitarra sin límites

¿Es mejor para tu guitarra cuerdas con o sin recubrimiento químico?

En el mundo de la guitarra siempre ha habido una pequeña controversia entre las cuerdas que usan recubrimiento y las que no. Como todo en la vida, tienen sus fans y sus detractores. Unos dicen que las cuerdas sin recubrimiento suenan mejor pero duran poco, mientras que las recubiertas tienen un tono más apagado aunque duran hasta el doble. ¿Cuáles son mejores? Vamos a intentar poner un poco de luz al respecto.

Empecemos por el principio. ¿Cuál es la diferencia entre ambas? Como su propio nombre indica, unas van recubiertas y otras no. Una cuerda consta básicamente de un núcleo (normalmente de acero) al que se le añade un entorchado que puede ser plano, redondeado, o medio redondeado. Pues bien, el recubrimiento, o revestimiento, es una capa química extra que, o bien se añade sobre el mismo entorchado antes de incorporarlo al núcleo, o sobre toda la cuerda una vez entorchada.

Este revestimiento químico es virtualmente una capa extra que protege a la cuerda de la corrosión producida por la sudoración, suciedad, etc. y por tanto hace que dure, al menos, el doble que una común. Aunque muchas empresas aseguran que pueden llegar a durar hasta 5 veces más. Esto quiere decir que se rompen con menos frecuencia y pierden más lentamente sus propiedades sónicas.

Para verificar esta información y conocer mejor sus pros y contras, hemos consultado a los especialistas en cuerdas Fanatic Guitars: “Evidentemente, al poner una capa extra esto afecta al sonido, ya que se apaga, especialmente los agudos. Pero eso es algo que la mayoría de guitarristas no perciben”. Además, sus detractores aseguran que este recubrimiento afecta a la sensación al tocar, ya que los dedos se deslizan más al ser más resbaladizas.

Hay quienes incluso se quejan de que, a medida que el recubrimiento va cediendo a la altura de los trastes, el núcleo queda expuesto, lo que hace que la cuerda pueda llegar un poco más abajo, y esto pueda producir un leve trasteo. Por último, algunos se preguntan si realmente duran lo suficiente como para amortizar el coste extra, ya que suelen ser más caras.

Por el contrario, sus defensores aducen que la principal ventaja de las cuerdas con revestimiento es que no tienes que cambiar las cuerdas tantas veces ya que, como mínimo, duran el doble que unas comunes. Evidentemente, si duran más, otra ventaja es que, a la larga, ahorras dinero. Y esto es especialmente bueno si eres de los que tienes varias guitarras que se quedan en el estuche o colgando de la pared y no se usan muy habitualmente.

Mejoras en el revestimiento

Si bien todas estas críticas son ciertas en mayor o menor grado, hay que destacar que la mayoría de compañías punteras llevan años investigando cómo mejorar el tono y el tacto de sus cuerdas con revestimiento. Vamos a algunos ejemplos concretos.

La marca Cleartone, distribuida en España por Acousticarium, asegura en su página web lo siguiente: “Las cuerdas Cleartone son las mejores cuerdas disponibles, punto”. Y lo argumenta asegurando que sus cuerdas proporcionan tonos más ricos, un sustain insuperable y que son las cuerdas más duraderas del mercado.

Y afirman esto porque aseguran que han conseguido reducir el grosor de su recubrimiento hasta tan solo 0,5 micrones. Al ser tan fino aseguran que la sensación es prácticamente la misma que si no lo llevase y, además, conservan el tono natural de la cuerda. Y eso sin perder longevidad. Según Cleartone, estas cuerdas te durarán ¡hasta 5 veces más que las convencionales de otras marcas!

Sin duda Cleartone es una empresa que pone cuidado en sus cuerdas, que se fabrican utilizando piezas y mano de obra 100% made in USA. “El exclusivo proceso de bobinado patentado de Cleartone String crea el sonido más rico, puro y profundo que existe”, afirman en su web.

Luego están las cuerdas Elixir, probablemente las cuerdas con revestimiento más famosas del mercado. Estas cuerdas tienen tres tipos de revestimiento: OPTIWEB, NANOWEB y POLYWEB los cuales protegen no solo la superficie exterior de la cuerda sino también los espacios entre los entorchados. Lamentablemente en su web no hemos encontrado mucha información sobre cómo fabrican cada uno de estos recubrimientos, pero sí que hay información de sobra sobre cómo suenan y cómo se sienten.

Las Optiweb, dicen, se sienten naturales y con agudos crujientes. Las Nanoweb son suaves y brillantes y por último las Polyweb son rápidas y suenan cálidas. Según una encuesta llevada a cabo por ellos mismos, el resultado es que “las cuerdas ELIXIR retienen su tono por más tiempo que las cuerdas recubiertas o sin recubrimiento de cualquier otra marca”.

Y por último nombramos una de las marcas más míticas de cuerdas de la historia: Ernie Ball. Esta marca también estadounidense asegura en su web que su revestimiento Everlast “no tiene ningún efecto sobre el tono de la cuerda”. “Desarrollado en la Universidad de Princeton, Everlast es una nanotecnología innovadora de tan solo nanómetros de espesor que recubre la totalidad de la cuerda enrollada”. Aunque no especifican ese grosor en concreto, sí que aseguran que “permite repeler la humedad y los aceites que, al acumularse, pueden matar el tono”.

Entonces, ¿Cuáles son las mejores?

No hay una respuesta absoluta a esta pregunta. Más bien relativa. Es decir, dependerá de tus necesidades. Imaginemos que sólo tienes una guitarra eléctrica (o acústica, etc.), que no haces muchos bolos pero que tocas habitualmente. En este caso probablemente te venga bien unas cuerdas sin revestimiento, ya que conservan todo su tono y su tacto.

Por el contrario, si te sudan mucho las manos, tienes varias guitarras que se quedan normalmente acumulando polvo o simplemente quieres maximizar tu inversión al comprar cuerdas que duran más que las convencionales, entonces las cuerdas con recubrimiento te vengan mejor.

Incluso podrías decidir hacer ambas cosas. Si tienes un concierto o una grabación, usar cuerdas sin recubrimiento y, para el día a día, usar alguna con revestimiento ya que te van a durar más.

En conclusión, la necesidad condiciona la elección y, como siempre, lo mejor es probar varias opciones para ver cuál se adapta mejor a tus necesidades, tus preferencias o tu forma de tocar. Sólo esperamos que, con esta información, tengas más herramientas a la hora de decidirte.

Felipe Muñoz

Profesor de Guitarra apasionado de la música. Mi objetivo es ayudarte a aprender a tocar la guitarra.

Añadir comentario