fbpx
Guitarra sin límites

El error más grande que cometes cuando aprendes guitarra

Cuando comenzamos a aprender algo nuevo es inevitable que cometamos errores, no obstante, en esta entrada te voy a hablar del error más común del guitarrista autodidacta y principiante. El gran error que descubro día a día y que deberías dejar de hacer.

1. Tipos de errores cuando aprendes guitarra:

Primero vamos a distinguir entre varios errores que suceden para así diferenciarlos del error principal. Estos errores no se deben pasar por alto ya que son necesarios también conocerlos para seguir progresando adecuadamente.

Errores de postura

El error de postura puede ser una mala colocación del instrumento, de la espalda, piernas, brazos, etc. Aquí por ejemplo te explico varios errores que cometemos en la mano derecha y en la mano izquierda. Estos se pueden solucionar fácilmente si prestamos atención.

Errores de comprensión

Este error aparece cuando aprendemos algo nuevo y lo aprendemos de manera errónea, las causas pueden ser muchas, por ejemplo el cansancio, la fatiga visual, tener hambre, sueño, las preocupaciones, etc. Por eso es importante estar descansado o al menos no tener la cabeza en otro sitio.

Errores de interpretación

En los errores de interpretación vienen aquellos en los que pensamos que estamos aprendiendo gracias a lo que ya sabemos previamente. Es decir, los sentidos nos engañan por no prestar la suficiente atención.

Según la teoría de la Gestalt, todas las personas interpretamos la realidad en base a formas o figuras mentales que creamos sin darnos cuenta. Aprendemos así, sobre lo que nos rodea, no sumando piezas individuales, sino mediante figuras formadas a través de los sentidos.

Esta teoría tiene varios principios o leyes como por ejemplo la ley de cierre, proximidad o semejanza. Si lo aplicamos a la guitarra vemos que esto sucede en los errores de interpretación, por ejemplo, cuando ya sabemos tocar un patrón de arpegio, tenemos esa experiencia de haberlo tocado y le damos nuestro propio sentido sin habernos dado cuenta de que algo nuevo que vas a aprender tiene información nueva.

Esto sucede cuando le cambiamos el ritmo a una canción, o colocamos dedos en posiciones incorrectas, por eso es tan importante escuchar y observar detenidamente antes de dejar que nuestro cerebro interprete a su manera la información que le llega a través de los sentidos.

3. ¿Cómo aprendes tú?

Desde mi experiencia como profesor y gracias a la gran cantidad de correos que recibo con dudas e inquietudes, puedo decir que a grandes rasgos hay dos tipos de alumnos:

  1. Los que quieren aprender varios acordes para divertirse con unas canciones sin pretender nada más.
  2. Los que quieren un método, una estructura clara de los pasos que deben seguir.

Por supuesto estas no son categorías rígidas, solo una aproximación que nos ayudará a entender en qué fallamos.

Ambos tipos de aprendices tienen sus ventajas y desventajas que todos deberíamos aprovechar independientemente de la categoría en la que estemos.

Si somos de los que solo queremos divertirnos con cuatro acordes podemos aprovechar las virtudes de aquellos que quieren aprender más ya que su ambición de conocimiento los convierte en exploradores, quieren expandir su conocimiento y saber muchísimo ya que esto les provoca satisfacción y placer.

No obstante, esto también es un arma de doble filo porque cuanto más descubrimos que no sabemos, más ansiedad nos genera y ahí es cuando nos aparecen las dudas y las frustraciones.

Por otro lado, aquellos que están limitados, ya sea en técnica, conocimiento musical y que explotan aquello que saben al máximo pueden ser realmente auténticos porque encuentran siempre nuevos ángulos para tocar los mismos acordes y melodías. ¡Y aquí es donde quiero llegar!

Ejemplos:

Los guitarristas de punk: Conocen tanto los power chords que pueden deslizarse por todo el diapasón tocando sin problemas.

Los cantautores: Hay muchísimos cantautores que no necesitan más que sus pocos acordes para contar historias porque su principal foco de atención está en el mensaje y no en la complejidad de la música.

Los músicos clásicos: Leen rápido las partituras, muchísimos se guían por la vista, es más fácil escribirles un ritmo para que lo midan que decirles como suena algo.

Sabiendo esto, aquí tienes el error más grande:

4. El error más grande: La acumulación de conocimiento

Esto ya lo he comentado en otros artículos y es desastroso porque pensamos que a mayor información obtenemos, más sabremos tocar y en cierta medida es así pero hay ciertos matices.

Por eso nos encontramos con alumnos frustrados que piensan que el profesor no les quiere enseñar más cosas nuevas, porque erróneamente, nos han enseñado en la escuela que debes memorizar para aprobar aunque no sepas qué hacer con esa información.

De ahí las famosas frases tipo:

-“ya me sé todos los acordes básicos, enséñame más acordes”.

-“he estado aprendiéndome todos los acordes básicos de memoria, los he apuntado todos en un papel para estudiarlos y memorizarlos.”

-“ya me sé todas las posiciones de la escala de blues, ¿ahora qué escalas debo saber?”

4. ¡Cambia de enfoque! Aprende descubriendo

Dicho esto, no acumules información. Usa lo que sabes de la mejor manera posible. Así debería ser el aprendizaje, ordenado, con pocos conceptos para disfrutarlos, asimilarlos, darles forma de distinta manera y proseguir.

¿Cuántas canciones has tocado con el acorde de Rem, Lam y Mi? Deberías haber tocado muchas.

Eso es todo, espero que estos consejos te ayuden a seguir adelante con tu aprendizaje. ¡Con este tipo de artículos lo que pretendo es que te conozcas a ti mismo para que prosperes con la guitarra y saques todo tu potencial!

¿Alguna duda? deja tu comentario debajo.

Felipe Muñoz

Guitarrista, Profesor de Guitarra, Licenciado en Filología Inglesa y apasionado por la música y el mundo de la guitarra.

4 comentarios

  • Soy un mar de dudas ,cuando toco polvo en el viento los primeros acordes no me suena igual que la cancion no se si es porque toco lento o tardo en cambiar de acorde mu guitarra es una clasica

  • Muy buena la charla, y cuanta razon tienes…..soy una persona mayor ,pero soy un amante de la musica. Por distintos motivos y circunstancias de la vida nunca fui consecuente con la guitarra .
    Pero ella siempre me espera y la toco cuando mi estado de animo me lo pide.
    tengo que aprender a motivarme y hacerme un plan de conducta.
    Gracias Felipe , por tus charlas y enseñanza que me haces llegar.
    Desde Barcelona , un saludo

  • Me ha encantado el artículo, totalmente identificada. Soy acumuladora de conocimiento, creo que no se lo suficiente pero en realidad, menos es mas. Muchas gracias!