fbpx
Guitarra sin límites

Cómo conseguir mejores resultados en la guitarra

Seguramente alguna vez te habrás encontrado con un muro mientras aprendes guitarra y ves que pasa el tiempo y te quedas estancado. En este artículo veremos algunas reflexiones que he hecho basadas en muchos emails que recibo cada día y en mi experiencia como profesor.

Veremos qué pensamientos fluyen por tu cabeza cuando practicas y qué debes hacer con tu tiempo de práctica para conseguir mejores resultados. En primer lugar, veremos dos estrategias para que los alcances de manera óptima.

La primera es la psicológica, aquella en donde entran todas nuestras ilusiones, frustraciones, pereza, aburrimiento, abatimiento o el autosabotaje.

La segunda, es la estrategia de contenido, la del material del que dispones para aprender guitarra y qué es lo que haces con él (ejercicios, acordes, canciones, arpegios, punteos, etc.)

Parte 1: La estrategia psicológica

¿Te conoces a ti mismo cuando aprendes algo?

Comencemos primero por un ejercicio que puede resultar extraño ya requiere cierta “despersonalización”. Es decir, verte como si fueras otra persona.

Por ejemplo, cuando escuchas tu voz por primera vez en una grabación o te graban en vídeo la imagen que tu ves no con cuerda con la percepción que tienes de ti.

conseguir mejores resultados en la guitarra mujer

Ahora imagínate tocando la guitarra. Cuando lo haces estás percibiendo la realidad desde dentro hacia fuera. Es decir, tocas y a partir de ese momento se generan ciertas emociones, alegrías o frustraciones en función de lo que está sonando.

Esto es fundamental entenderlo si aprendes de manera autodidacta. Porque no tienes un profesor particular que te observa y corrige. Con lo cual, a partir de ahora haz un intento y “despersonalizate”, observa detalladamente lo que falla sin ningún filtro emocional.

No obstante, vamos a intentar comprendernos mejor y hazte esta pregunta:

¿Consideras que te exiges poco o mucho cuando tocas?

Vamos a verlo.

El alumno que se exige poco y que además no comprende sus fallos

Si observas este casting de talentos, te darás cuenta de que los concursantes no cantan bien y probablemente no sepan que lo hacen mal. Quizás porque no han hecho autocrítica, porque se niegan a aceptarlas o quizás nadie nunca les ha dicho lo mal que cantan para no herirlos.

No caigas en el conformismo y dar por hecho que algo está bien. Pide opinión a tus allegados o grábate a ti mismo para observar desde otro ángulo tus errores y corregirlos.

El alumno que se exige demasiado y se compara erróneamente con otros

Sin embargo, debes tener cuidado. Si en el primer punto tenemos al alumno que no es consciente de sus fallos o no se esfuerza por corregirse, en el polo opuesto tenemos a aquel que piensa que nunca lo está haciendo lo suficientemente bien a pesar de sus limitaciones.

Unas limitaciones que realmente son normales para el nivel en el que se encuentra. Por ejemplo si llevas tocando dos semanas, no puedes esperar tocar como Paco de Lucía.

Porque todo es cuestión de perspectiva…

Vamos ahora a poner dos perfiles de guitarristas y tú decidirás con quién te comparas:

conseguir mejores resultados en la guitarra perfiles

Si llevas, 2, 6, 8 meses o un año, sería desalentador compararte con el segundo guitarrista.

Aún así, muchos aprendices siguen juzgándose a si mismos en base a guitarristas con el perfil de Yeray. Ven a alguien tocar la misma canción que están aprendiendo y se desaniman porque no suena igual de bien. No se preguntan cuál es la experiencia del intérprete y solo se percatan de que su sonido no es el mismo, sus dedos no pueden hacer tales estiramientos o no tocan igual de rápido.

En otras palabras, comparan su sonido, técnica y velocidad con la de alguien que les gana en experiencia.

Ejercicio para para evitar las comparaciones incorrectas:

Vamos ahora a por otro ejercicio. Aquí debajo hay tres versiones de una canción de Coti titulada Nada de esto fue un error ¿Sabrías ordenar los vídeos según el nivel de cada guitarrista de menor a mayor experiencia?

Escúchalos a los tres durante varios segundos y decide. Debajo la respuesta.

Vicky

Koyno Yokan

Fernanda

Selecciona este espacio gris para ver la respuesta:

1.Fernanda, 2. Vicky, 3. Koyno

Como ves, una misma canción se puede tocar de distintas maneras, adaptándolas a nuestro nivel al igual que lo explico aquí . Por eso, es mejor compararse con los que tienen un mismo nivel que nosotros para seguir aprendiendo. No observes el escalón más alto sino el siguiente.

Cómo reaccionas a tu exterior e interior influye mucho en tu progreso

Profundicemos aún más en nuestro enfoque mental cuando aprendemos guitarra. Aquí te presento algunos perfiles de alumnos. Seguramente te identifiques con alguno. Debajo te explico el enfoque ideal que debes seguir.

a) Alumno no exigente que se fija en estímulos exteriores:

En este apartado tenemos dos balanzas. En la de la izquierda, están algunos alumnos que prestan demasiada atención a la crítica externa de su círculo familiar o de amistad:

“tienes muy mal oído”

“esa guitarra suena muy mal”

“deja ya esa guitarra, no es lo tuyo”

A estos aprendices les basta cualquier pequeña crítica para derrumbar su sueño y sus ganas. La opinión de otros cuenta más que la de ellos.

En la segunda balanza tenemos al alumno poco exigente pero con mucha seguridad. Las frases de arriba no les afecta porque persigue su sueño y no permite que nadie se interponga en su camino. Oyen pero no escuchan.

Eso sí, no se esfuerzan por mejorar, pueden llegar a ser pretenciosos y aspiran a llegar a lo máximo con poca autocrítica. Son además poco conscientes de sus fallos; como los cantantes del vídeo de arriba.

b) Alumno exigente que se fija en estímulos interiores:

En este punto también tenemos dos balanzas pero con otro perfil de alumno. Y otro tipo de crítica externa, que es la positiva. Comencemos por la balanza de la derecha que es la más interesante.

Este alumno es pesimista y demasiado perfeccionista. Su criterio es el que cuenta y no importa lo que digan los demás. Las frases que mencionábamos arriba, pero en versión positiva, no les afecta en nada:

“tienes muy buen oído”

“¡esa guitarra suena muy bien!”

“deberías dedicarte a esto de la guitarra”

sus respuestas suelen ser:

“Qué va, suena muy mal”

“¿yo? si no valgo para esto, suena horrible”

Por otro lado, en la balanza de la derecha tenemos al alumno que es bueno pero que tiene miedo a equivocarse. Sabe que tiene cierto talento pero necesita de la aprobación de los demás. Va a lo seguro siempre, quiere destacar y demostrar que es competente en lo que hace. Este último es quizás el menos pernicioso.

c) ¿Dónde está el equilibrio para avanzar?

El punto perfecto se encuentra en el equilibrio entre la crítica y el criterio propio.

El equilibrio lo tenemos cuando el alumno tiene un criterio propio, se mira desde fuera a sí mismo, comprende que tiene fallos, escucha las críticas negativas y positivas y en base a eso actúa para conseguir otros resultados.

No se cree un experto, ni tampoco considera que los demás lo sean pero es consciente de que la gente, aunque no sabe de música, sabe discernir cuando algo les suena bien o les suena mal.

Comprenden también que una crítica negativa se puede deber a muchos factores del tipo emocional y que una crítica positiva puede ser una manera de recibir ánimos pero también puede ser un cumplido sincero.

¡En definitiva, busca este equilibrio y notarás más avances!

Parte 2: La estrategia de contenidos

El programa táctico para progresar en la guitarra

Una vez que tenemos clara la estrategia psicológica que debemos adoptar cuando aprendemos guitarra, aceptando las críticas pero siempre teniendo el criterio propio al mismo nivel, es hora de pasar a la táctica.

Si en punto 1 usábamos una balanza como analogía, en este vamos a usar una escalera de tres peldaños. En el peldaño en que te encuentras tienes todo el conocimiento que estás adquiriendo, en el escalón de abajo tienes lo que ya sabes tocar sin dificultades y en el de arriba lo que tienes en mente aprender.

conseguir mejores resultados en la guitarra escalera 4

Ahora veamos el tipo de aprendiz que tenemos según este gráfico:

a) El alumno que no deja de subir peldaños

Este alumno no reflexiona sobre lo que no sabe, tiene prisa por aprender y siempre quiere saber más. Necesita saber más acordes, más escalas, más ritmos, más canciones.

Sabe mucho, conoce la teoría y puede opinar con conocimiento sobre el tema porque se ha informado y ha leído mucho pero no llega a profundizar. Acumula información pero poca experiencia. Su escalera se vería así:

conseguir mejores resultados en la guitarra escalera 3

Frases de este tipo de alumno son:

“Ya me sé los acordes mayores, menores y los de séptima, ¿ahora qué?”

“Ok, pero quiero aprender guitarra cuanto antes, ¿qué más ritmos puedo aprender?”

b) El alumno que no sube peldaños

Este es peor que el anterior porque se niega a dar un poco más de si. quiere tenerlo todo bien. Saberlo todo al milímetro.

“…Pero cómo voy a tocar eso, aún no me sé bien los acordes”

“Esto que me has puesto no lo voy a tocar, es muy difícil”

conseguir mejores resultados en la guitarra escalera 2

c) ¿Dónde está el equilibrio?

El equilibro lo encontramos en aquel aprendiz que conoce sus limitaciones pero prueba algo nuevo. Si no le sale, lo deja reposar porque sabe que mañana sonará mejor.

Es el alumno que escudriña cualquier concepto y lo ve desde distintos ángulos. Este es el punto más importante de todos. La imaginación es primordial aquí. Ejemplos:

“Qué pasa si toco este acorde con este ritmo”

“¿Y si añado otro dedo a este acorde?”

“¿Qué sucede si en vez tocar esta canción con rasgueos (que ya me sale) la hago con arpegios?”

¿Y si bajo el ritmo?

¿y si lo subo?

“¿Qué tal si pruebo esta misma posición de La menor pero en otro traste?

“Y si toco el ritmo de La Bamba con los acordes de Despacito?”

Es decir, sigue orbitando alrededor de los conceptos que conoce pero los hace suyos, consigue que se agarren a su piel y los puede moldear como plastilina.

Así se vería su escalera

conseguir mejores resultados en la guitarra escalera

Ahora te voy a dar ejemplos reales de lo que significa este gráfico:

Cuando aprendemos algo nuevo, subimos un escalón pero es recomendable volver a bajar de vez en cuando. Retrocedemos escalones para no olvidar lo que ya sabemos o cuando queremos tocar algo que ya sabemos y queremos disfrutar.

En mi caso, cuando me pongo a tocar la guitarra, suelo comenzar mi sesión de práctica refrescando lo del día anterior para después continuar con el material nuevo, porque estoy más fresco y despierto.

A medida que pasa el tiempo, la concentración disminuye, los ojos y las manos se cansan y es ahí cuando repaso lo que ya me sé.

Mantenerse en un mismo escalón es centrarse en el proceso de algo que aún no está asimilado. Por ejemplo, cuando ves un pasaje que tocaste el día anterior y te preguntas: “¿Esta parte cómo era?”. Es decir, tus dedos no la identifican aún porque no la has asimilado.

A parte de aprender algo nuevo, subir un escalón es también hacer más difícil lo que ya sabemos tocar. Por ejemplo, aumentando la velocidad o tocando de memoria. Pero siempre volveremos al escalón en el que estamos.

Bajar un escalón sería reducir la velocidad de la pieza, tocar con el metrónomo para comprender mejor un ritmo o tocar una canción que es muy fácil pero que nos gusta.

Esto último lo suelo hacer al final de mi sesión de práctica con piezas que no quiero olvidar o que simplemente disfruto y me apetecen.

Conclusiones

  • Tocar la guitarra no es solo algo mecánico, debes aprender a controlar tus emociones, tus momentos de tristeza, abatimiento y desilusión cuando algo no te sale así como esa euforia de ver que una canción ya te suena porque debes seguir mejorando.
  • No siempre vas a tener ganas de tocar la guitarra y esto va a afectar a tu sonido y a tu predisposición a sacar lo mejor de ti. Tendrás además sesgos que confirmarán tus mayores temores: que no vales para la guitarra.
  • No te compares con los guitarristas más experimentados, mira el siguiente peldaño y no el peldaño más alto. 1 año de aprendizaje de guitarra no se puede comparar con 30 años de experiencia de un guitarrista.
  • controla tu balanza, escucha lo que dicen de ti y no abuses del criterio que tienes solamente tú.
  • Por último, ¡sé persistente! como la niña de este vídeo:

Felipe Muñoz

Guitarrista, Profesor de Guitarra, Licenciado en Filología Inglesa y apasionado por la música y el mundo de la guitarra.

30 comentarios