fbpx
Guitarra sin límites
enseñar guitarra a niños

Cómo enseñar guitarra a niños: Las mejores prácticas

¿No sabes cómo enseñar guitarra a niños? ¿acabas de comenzar y tienes problemas para que aprendan o se motiven a seguir contigo? En este post te quiero hablar de varios consejos y recomendaciones para que los niños a los que enseñes guitarra estén contentos contigo y sus padres también.

1- Sonrisa y calma

Si quieres enseñar guitarra a niños de manera correcta debes dejar tus problemas en casa. Hay muchos niños que se pueden sentir intimidados si el profesor está enfadado o si no tienen paciencia con ellos, especialmente si les cuesta mucho entender algo. Todos tenemos días malos, pero hay que evitar exteriorizar aquello que nos causa problemas porque nos afectará en la clase.

2- El niño no está en tu cabeza

enseñar guitarra a niños. Niña sentada mirando a lo lejos

Algo que para ti puede resultar tan fácil como presionar una nota tocar el acorde de Re, puede ser un mundo para un niño pequeño que apenas comienza. Recomiendo seguir estos pasos para que tus alumnos comprendan mejor las cosas:

  • Puedes ir hacia atrás cuando algo no se ha asimilado. Repitiendo, explicándolo de otra manera o con ejemplos prácticos (en el punto 3 más sobre esto).
  • Puedes descomponer conceptos y hacerlos más pequeños. Y si el concepto más pequeño tampoco se entiende reducirlo al absurdo hasta que el niño pueda comprenderlo y a partir de ahí ir añadiendo más conocimiento.

3- Sé práctico

Para enseñar guitarra a niños pequeños también tienes que ser práctico. Olvida los detalles superfluos, complicados o demasiado abstractos. Define en términos prácticos lo que quieres que el niño haga. No le digas:

Vamos a tocar 4 notas y en cada pulsación vamos a añadir una negra.

Es preferible decir:

Voy a hacer palmas y en cada palma vas a tocar la nota SOL que te acabo de enseñar

El resultado es el mismo pero el segundo lo entenderá mejor.

Esto yo lo he visto en niños y adultos que han tenido otros profesores. Niños que tienen muchas cosas apuntadas pero no saben tocar nada.

4- Tener paciencia a la hora de enseñar guitarra a niños

Hay niños que te sacarán de quicio. Por dentro tal vez estés hecho un volcán, sobre todo si has tenido un mal día o has discutido con alguien (que no te afecte nada). Por fuera debes ser pura tranquilidad.

La calma es importante, decir las cosas gritando no va a hacer que lo entienda mejor. Piénsalo de esta manera: Si estuvieras en el Congo y tuvieras que explicar a alguien que quieres una manzana. ¿Comenzarías a gesticular cada vez más y a gritar MANZANA repetidas veces o lo harías de otro modo? ¿quizás dibujando? ¿buscando una foto? ¿buscando a una persona local que hable tu idioma?

5- Enseñar guitarra a niños usando la autoridad

Otro aspecto importante a la hora de enseñar guitarra a niños es la autoridad. Por un lado tiene que haber calma pero también debes de imponer algo de mano dura si ves que el comportamiento no es el adecuado.

Pero cuidado, cuando digo mano dura no me refiero a llevar una regla y golpearle las manos. Autoridad puede ser una mirada fija, un tono de voz frío o un cambio en tu actitud. Puedes incluso parar la clase y decirle que tienes que hablar con él o con ella. Incluso decirles que vas a hablar con sus padres. Esto hará que cambien el chip.

6- Identifica qué le pasa a tu alumno.

niños jugando

El comportamiento de tu alumno puede ser a veces algo puntual. Quizás está cansado, no ha dormido bien, se ha peleado con un compañero de clase, etc. En este caso tenemos que ser también comprensivos si sabemos que normalmente sigue tus indicaciones en clase.

A veces, sin embargo, muchas estrategias no funcionan. Y puede ser que tu alumno se porte mal por hiperactividad o quizás porque esté desmotivado. Lo primero es “fácil” de identificar si en otras asignaturas se porta igual. En ese caso debería entrar en juego algún experto.

Si piensas que a lo mejor está desmotivado debes bajar el nivel y darle piezas más sencillas de tocar. Si se sigue portando mal igual necesita actividades variadas que no impliquen solamente tocar la guitarra durante una sesión completa. Puede dibujar, leer notas, juegos o hacer palmas, etc.

Si tampoco funciona quizás sea buena idea hablar con el director de tu academia o con los padres para llegar a una solución. Por ejemplo cambiando de instrumento o proponiendo otra actividad fuera de la academia.

Puede que pierdas un alumno pero es preferible que se vaya a tiempo y no mucho más tarde, enfadado y echando pestes sobre el profesor a sus padres. Si consigues atajar el problema a tiempo sus padres lo agradecerán porque de verdad quieres lo mejor para sus hijos con una opinión sensata. Habiendo hecho esto, quizás te aparezca otro alumno nuevo gracias a la recomendación de estos padres.

7- enseñar guitarra a niños usando la inteligencia emocional

Enseñar guitarra a niños. Niña tapándose los ojos sobre fondo negro

Enseñar guitarra a niños también implica cosas como ser psicólogo y compañero. Sobre este punto se podría escribir un libro entero porque cada niño es un mundo.

No debes tratar a todos los niños por igual. El profesor, al igual que el niño tiene su personalidad y como educadores que somos, debemos adaptarnos a la forma de ser del alumno y no al revés. Por ejemplo, no le vas a hablar a un niño tímido de la misma manera que hablas a otro niño más extrovertido.

Enseñar guitarra a niños extrovertidos

El niño extrovertido por ejemplo te contará cosas que le pasan en el colegio o en casa o te hablará de juegos que hace con sus amigos o de que su madre no le deja jugar a la consola, etc. A este tipo de niño le debes hablar de manera enérgica, proponerle juegos en la pizarra, juegos musicales, enseñarle cosas nuevas según lo que te vaya contando, etc.

Enseñar guitarra a niños tímidos

El niño tímido por otra parte tienes que hablarle de manera más calmada, no invadir su intimidad, debes llevar la conversación tú y sobre todo tranquilizarle si se frustra o se equivoca y decirle que todo está bien. Además es importante reforzar positivamente sus logros (con los otros también). Este tipo de niños (si lo haces bien) en pocas semanas comenzarán a estar más cómodos si te has mostrado amigable.

7- La información no es conocimiento

Cuando enseñes algo no caigas en la trampa de mostrar todas tus cartas. Sabes muchos acordes, muchas escalas, mucha teoría pero igual no es el momento de que tu alumno lo sepa.

No importa la edad que tenga tu alumno, si enseñas demasiadas cosas se va a sentir intimidado con tanta información. El aprendizaje siempre debe ser progresivo. Debes pensar en la transformación que quieres para tu alumno y cuáles son los escalones por los que debes pasar.

Por ejemplo, si está presionando una nota y aún no le suena bien ¿Qué sentido tiene que le enseñes un acorde? O si ves que no sabe ni siquiera llevar un ritmo regular con palmas para qué vas a complicarlo más apuntándole una canción con 4 acordes.

Piensa en un bebé que aún no puede digerir comida. Debes alimentarlo pero no puedes darle una hamburguesa.

8- Tu reputación vale más que el dinero

guitarrista sentado de perfil mirando al infinito. Fondo blanco y negro

El dinero que ganes no es importante. Tu reputación es lo que te dará dinero.

Si te quieres ganar la vida con esto debes tener una buena reputación porque muchos de los alumnos que consigas vendrán por recomendaciones de otros padres.

Por eso es importante ser amable fuera y dentro del aula, debes tratar con respeto a sus padres, informarles de la evolución de sus hijos y destacar las cosas buenas que hacen sobre las malas. Los padres quieren oír cosas buenas de sus hijos.

No digas:

  • Tu hijo se ha portado muy mal hoy, he tenido que regañarlo porque no paraba de hablar.

Esto si lo dices una vez está bien pero si siempre lo estás diciendo van a dejar de asistir. Y que NUNCA se te ocurra usar calificativos negativos con sus padres: es un pesado, es muy cabezota, es un desastre, es insoportable.

Este es un error de profesor novato y con tales comentarios podrás ir despidiéndote de tu alumno porque sus padres no querrán que vuelva.

Y ahora dirás: Es que yo soy muy sincero y no me lo puedo callar.

Con tus amigos y familiares puedes serlo pero esto es un negocio como cualquier otro y los padres son tus clientes. Ellos te pagan para que vivas de ello.

Esta película es un buen ejemplo de lo que no debes hacer

Esto parece obvio, pero las pequeñas frases que pensamos que son inofensivas pueden ser la razón para dejar de asistir a clase. Especialmente si a los padres ya les rondaba esta idea por la cabeza.

9- Debes ser un reloj suizo

Este tema también entra dentro de la reputación pero merece un punto a parte. Debes ser puntual SIEMPRE.

Los padres están pagando por un servicio y como tal, esperan que seas puntual. Mucho más si vas a pedir un precio elevado por tus clases.

Un retraso de 5 minutos un día puede ser normal, un retraso de 5 minutos a la semana siguiente puede ser un error pero si ya forma parte de tu hábito vas a perder al alumno.

Basta con que el alumno se le ocurra decir en casa: Es que siempre llega tarde a clase.

Las malas noticias son las que llegan a los oídos de los padres. Quizás nunca sepan que seas un magnifico profesor (hay padres demasiado ocupados para eso) pero sí sabrán que llegas tarde a clase, que gritas, que te huele el sobaco, que usas el Whatsapp en clase, que no enseñas nada, etc.

10- enseñar guitarra a niños sin ser el protagonista

Enseñar guitarra a niños. Niño con cámara de fotos

¡Son ellos! Y con esto quiero decir que está muy bien motivar a tus alumnos mostrándoles la difícil Suite de J.S Bach que te has aprendido y que vas a tocar este fin de semana en la Iglesia de Santa Rita a las 19:00. PERO no abuses de ello.

Más de una vez me he encontrado alumnos que me decían que sus antiguos profesores no daban clase sino que tocaban todo el rato. No caigas en esa trampa.

En definitiva, para ser buen profesor de guitarra tienes que combinar muchas cosas que van más allá del conocimiento musical que tengas. ¿Tienes algún otro consejo? coméntalo debajo.

Felipe Muñoz

Guitarrista, Profesor de Guitarra, Licenciado en Filología Inglesa y apasionado por la música y el mundo de la guitarra.

2 comentarios

  • Buenas… Soy profesor de música y siempre le he huido a los ni;os. Pero en esta ocasión me toco, ya que me contrataron en un colegio.
    He notado que me hace bastante falta dinamicas y actividades musicales, me recomiendas alguna pagina? o tienes materia que puedas facilitarme?

    Por cierto acabo de descubrir tu pagina y me gusto bastante, muy bueno y precisa. De antemano gracias por la ayuda y la respuesta. Bendiciones.

    • Gracias por el comentario Oscar. Yo realizo muchos juegos musicales. Sobre todo cuando trabajo en grupos de niños muy pequeños. Los niños tienen una gran imaginación. Puedes realizar juegos rítmicos, usar la pizarra para realizar concursos, etc. Siempre teniendo en cuenta cuál es el objetivo que quieres conseguir.

      Yo por ejemplo tengo un juego que funciona bien que consiste en dibujar un mapa en la pizarra con un caminito y ese camino está formado por las notas musicales de alguna canción. Los alumnos tienen que tocarlas y en cada zona del mapa puedes poner obstáculos que te puedes inventar, además de retos. Esto funciona con grupos reducidos. Igual con un grupo más grande tendrás que buscar otra cosa.

      Te recomiendo que busques cosas en inglés ya que es donde más material hay. Por ejemplo “musica games in classroom”, “Classroom music games” y así lo adaptas a tu circunstancias. Si no lo entiendes usa el google translate.

      Saludos.

Clases presenciales

¡Hola! Si vives en Valencia y quieres clases individuales y personalizadas puedes consultar toda la información aquí

Sígueme en las redes sociales

Si quieres estar al tanto de más noticias sobre guitarra sígueme por aquí: